LA ERA DIGITAL


La Era Digital &

El Cambio del Usuario

Historia y Desarrollo


En 1703 Gottfried Wilhelm Von Leibniz explicó y concibió el concepto que sería sabido "digitalización" en su publicación Explication de l'Arithmétique Binaire. Inicialmente desarrollado como un sistema numérico en base 2, que representa dos valores: ya sea 1 o 0, el sistema luego fue desarrollado y complementado por eruditos como George Boole (1854), Claude Elwood Shannon(1938) y George Stibitz (durante la década de 1940).


Hoy en día, Stibitz es considerado como uno de muchos pioneros de la computadora digital, a través del desarrollo de la primera computadora electromecánica por medio de su descubrimiento, los relés informáticos automáticos; también, acuñó el término digital.


La primera computadora electrónica fue introducida por John Atanasoff en 1939.


El proceso de la digitalización se aceleró con el desarrollo de computadores personales como el Simon en 1950, Apple II en 1977 e IBM PC en 1981. En el año 2000, la digitalización comenzó a usarse más ampliamente como concepto y argumento para una introducción general en el gobierno de TI, así como un mayor uso de Internet y TI en todos los niveles.


Un desarrollo similar comenzó en el clima general empresarial con el fin de aumentar la conciencia sobre el tema y oportunidad. En la Unión Europea, por ejemplo, se desarrolló una llamada el Mercado Único Digital, con recomendaciones para las agendas digitales nacionales, que gradualmente y positivamente deberían contribuir a la futura transformación de la sociedad, con un desarrollo más moderno de comunidades y estructuras; y para crear una base para e-gobernanza y la sociedad de información. Por lo tanto, el debate sobre la digitalización ha adquirido mayor importancia práctica para asuntos políticos, empresariales y sociales, y está vinculado a temas de trabajo político para el desarrollo comunitario, nuevos cambios en los enfoques empresariales prácticos y oportunidades efectivas para las organizaciones en el desarrollo de procesos operativos y empresariales, con efecto en la eficiencia interna y externa de TI para nombrar unos pocos.


La transformación digital es un hecho irreversible que ha cambiado el mundo tal y como lo conocíamos y lo entendíamos y que afecta a todos los aspectos de nuestras vidas, desde el punto de económico, cultural, social y político, entre muchos otros. Internet se creó en el año 1969, como red de comunicación entre cuatro universidades americanas, pero no sería hasta 1990, con el nacimiento de la WWW, que cobraría el impulso necesario para salir de un ámbito puramente corporativo/universitario a lo que acabaría siendo la red de redes; y es ahora cuando comenzamos a darnos cuenta del alcance y de su impacto. Con la introducción de la World Wide Web, cambiaron fundamentalmente el alcance, la dimensión, la escala, la velocidad y los efectos de la digitalización, dando lugar a una mayor presión sobre el proceso de transformación de sociedad. A modo de dato, en esa última década del milenio, pasamos de unos centenares de miles de usuarios a 350 millones; en la primera década del siglo XXI, el número de personas conectadas a internet aumentó de 350 millones a 2000 millones.


Debemos considerar que se vienen 5.000 millones de usuarios, provenientes de los países del tercer mundo, que son actualmente el motor de crecimiento de esta inmensa maquinaria; es muy claro que la tecnología está rompiendo fronteras y transformando la sociedad en forma global.


El nombre Internet procede de las palabras en inglés Interconnected Networks, que significa “redes interconectadas”. Internet es la unión de todas las redes y computadoras distribuidas por todo el mundo, por lo que se podría definir como una red global en la que se conjuntan todas las redes que utilizan protocolos TCP/IP y que son compatibles entre sí.


En esta “red de redes” como también es conocida, participan computadores de todo tipo, desde grandes sistemas hasta modelos personales. En la red se dan citas instituciones oficiales, gubernamentales, educativas, científicas y empresariales que ponen a disposición de millones de personas su información.

Internet fue el resultado de un experimento del Departamento de Defensa de Estados Unidos, en el año 1969, que se materializó en el desarrollo de ARPAnet, una red que enlazaba universidades y centros de alta tecnología con contratistas de dicho departamento. Tenía como fin el intercambio de datos entre científicos y militares. A la red se unieron nodos de Europa y del resto del mundo, formando lo que se conoce como la gran telaraña mundial (World Wide Web). En 1990 ARPAnet dejó de existir.


Sin embargo, Internet no es sólo World Wide Web, ésta es uno de los muchos servicios ofertados en la red Internet, aunque sí es quizás el más novedoso y atractivo; también conocida como Web o www, en ella podemos combinar textos (a través de documentos hipertextos), sonidos, imágenes y animaciones, gracias a los enlaces (links) que desde sus documentos establecen con otros documentos o ficheros (URL) que se encuentran en la red Internet.


Otros servicios que se prestan son intercambiar o transferir archivos FTP, acceso remoto a otras computadoras (Telnet), leer e interpretar archivos de computadoras de otro lugar (Gopher), intercambiar mensajes de correo electrónico (e-mail), grupos de discusión, conversaciones en línea (IRC o chat), acceder a foros de debate y grupos de noticias (news), entre otros.


Actualmente se utiliza más que los demás es el http, que permite gestionar contenidos de carácter multimedia, su traducción es protocolo de transferencia por medio de hipertexto que forma la base de la colección de información distribuida por la World Wide Web.


El Internet se ha convertido en una herramienta importante en nuestra sociedad debido a que nos permite la comunicación, la búsqueda y la transferencia de información eliminando las barreras del tiempo y el espacio, y sin requerimientos tecnológicos, ni económicos relativos. Hoy en día, existen más de miles de millones de computadoras conectadas a esta red y esa cifra seguirá en aumento


LOS 4 PILARES DE LA TRANSFORMACIÓN DIGITAL

Centrarse en el usuario, escuchar y pensar en darle lo que necesita abrirá las puertas a pensar en muchas soluciones, en el fondo, cualquier iniciativa que quiera poner al usuario en el centro de la estrategia y cuyo objetivo final sea conseguir ofrecer un mejor servicio con un alto valor añadido debe tener 4 pilares fundamentales:

Procesos

Personas

Información

Herramientas


PROCESOS

Sin una estrategia clara no tendremos una dirección en la que dirigir la empresa. Tenemos que tener clara la misión y visión: los modelos de negocio están cambiando al igual que la orientación de las empresas. El usuario no busca productos, sino experiencias, y soluciones para sus problemas. Tenemos muchos casos de éxito como AirBnB, quien revolucionó el sector hotelero, Netflix o Spotify quien un servicio que no existía o CartoGo o Uber que cambiaron las reglas del juego en el transporte. Pero no todo son empresas nuevas, Rolls&Royce no vende sus productos, sino que ofrece un servicio basado en el alquiler de sus motores, que monitoriza constantemente mediante Internet de las Cosas (Telemetría) para dar un valor agregado diferencial. Además del modelo de negocio y la estrategia, se tienen que revisar los procesos que hacen posible todo esto. Los procesos soportan la estrategia, y a la inversa también. Los procesos deben estar diseñados para poder ofrecer al usuario el servicio esperado.


PERSONAS

Las personas son vitales en las organizaciones, al fin y al cabo cualquier transformación digital trata de personas, tanto de los usuarios como de los empleados; las empresas deben preocuparse de organizar los equipos de trabajo, de la manera correcta para poder ejecutar de buena forma las estrategias diseñadas. El modelo operativo es uno de los principales problemas, tratar de evitar trabajar en silos de datos, capacitar al personal, para poder desarrollar sus roles y sobre todo ser transparente en lo que se quiere conseguir. Hay varios modelos operativos, que se repiten tanto en grandes como pequeñas empresas, pero el gran secreto es el capital humano.


INFORMACIÓN

Se vive en la época de la información, los datos son el nuevo petróleo, y la prueba se tiene en empresas como Facebook, Linkedin, o Google; todas ellas disponen de cantidad ingente de datos sobre todos nosotros, tanto a nivel particular como a nivel profesional. Sabiendo cómo utilizarlos, y analizándolos, gestionándolos, sacando conclusiones, tendremos la mejor herramienta que nadie haya puesto en nuestras manos. Las compañías tienen que ser conscientes de los datos que tienen, como los van a gestionar y sobre todo como van a tomar decisiones basadas en los mismos. La personalización de la experiencia del usuario deberá estar basada en las preferencias del usuario, y esto nos ayudará a conseguir mejores resultados. Si se pone al usuario en el centro de la estrategia, hay que ser capaz de comunicarse con él de la mejor forma; los canales digitales ofrecen un nuevo universo, que mejora la comunicación, convirtiéndolo en algo en tiempo real, bidireccional, personalizable y al alcance de cualquier móvil. Se debe pensar cuáles serán los canales de comunicación con nuestros usuarios y sobre todo como vamos a soportarlos y gestionarlos. De nada sirve estar presente en estas redes de comunicación, si no se van a atender y personalizar la información y conversaciones relevantes con los usuarios.


HERRAMIENTAS

La tecnología es la gran aliada de estas iniciativas y muchos de los CIO que dirigen estos procesos de transformación; ser más eficientes, liberar recursos humanos de tareas operacionales, ser más rápidos, agiles y transparentes son algunos de los objetivos que se pueden marcar. En sí misma, la tecnología, no debe ser el objetivo final, pero si una herramienta que ayuda a ofrecer un mejor servicio al usuario final. La transformación digital no se trata de implementar nuevas herramientas. Las herramientas deben soportar los procesos, no existen fórmulas mágicas para la transformación digital no hay una sólo forma de hacerlo, no hay que tratar estas iniciativas como simples proyectos, porque no son simples, y además porque no son proyectos; se trata de una forma de gestión, no existe un final, ya que se debe estar en constante movimiento, en constante evolución, en constate estado de innovación. Las empresas son entes vivos, que deben evolucionar a la misma velocidad o incluso más que lo hacen los usuarios.


Al planificar la transformación digital, las organizaciones deben tener en cuenta los cambios culturales que enfrentarán a medida que los trabajadores y líderes de la organización se ajusten a la adopción y dependencia de tecnologías desconocidas. La transformación digital ha creado desafíos y oportunidades únicas en el mercado, ya que las organizaciones deben lidiar con competidores ágiles que aprovechan la baja barrera de entrada que esta tecnología proporciona. Si bien las empresas conocen la urgencia de fomentar la transformación digital desde el interior, se omiten variables directivas que permitan la continuidad de las estrategias. Estos cambios afectan todos los procesos de la cadena de valor de la organización, por esta razón es importante contar con diferentes perspectivas gerenciales que lleven adelante escenarios de proyección empresarial acorde a los objetivos organizacionales; incrementar el desarrollo de dispositivos y el uso de tecnologías en pro del usuario final, cada día los dispositivos pueden medir de manera más precisa a través de inteligencia artificial, geo localización e incluso realidad aumentada, la información de salud de los usuarios; más redes se crean para mejorar el bienestar y la salud mental, más y más emprendedores digitales lanzan innovaciones que contribuyen a la salud de millones de personas.


Es preciso darse cuenta que las conexiones vía móvil, están cambiando la estrategia de desarrollo y diseño hacia arquitecturas primer móvil, en el tercer mundo muchos están pasando directamente desde la más absoluta desconexión al mundo móvil; se han saltado toda la revolución tecnológica anterior, y llegan a internet con un dispositivo que hace tan solo una década no existía. Estamos, por primera vez en la historia de nuestra civilización, ante un hito sin precedentes. Nunca antes tantas personas han estado conectadas simultáneamente. Estamos frente a un escenario al que jamás nos hemos enfrentado ni conocido. Lo anterior nos indica que se rompen las barreras físicas y se alzan barreras del conocimiento.


La transformación digital de la sociedad lleva asociada cambios conductuales y cognitivos que acaban por afectar los pilares de nuestra realidad; dos de ellos son el tiempo y el espacio, que se desdibujan en miles de ramificaciones paralelas, un suceso en cualquier lugar del mundo nos llega instantáneamente al resto; no hubo cambio de tiempo, no tuvimos que esperar absolutamente nada, simplemente nos llegó; el presente ocurre para todos en el mismo momento, y permite que elementos distantes interaccionen con él, conformando entre todos un tiempo que no entiende de inicio ni fin, sino de continuo cambio. Este hecho lleva intrínsecamente asociado dos problemas difíciles de llevar, que son la superabundancia de información y es la necesidad de formar a la sociedad con una capacidad análisis, crítica y de filtro de información:

a.Superabundancia de información:

Se aprecia que la realidad del ciudadano cercano es hoy la realidad de todo el mundo, no la realidad de su pueblo o de su barrio; la actualidad de hace unos años estaba formada por cuatro o cinco temas, la actualidad de nuestra época la conforman millones y millones de noticias, que nos impactan por lo general sin criterio alguno, y que pueden ocasionar una fatiga mental, un sentimiento continuo pereza, que empuja a muchos a dejarse llevar. Históricamente, el advenimiento de las nuevas tecnologías de la información ha ocasionado un aumento del control por parte del individuo, en detrimento de los nodos de poder establecidos por el régimen del momento. En la actualidad, la llamada infoxicación desde la perspectiva de la manipulación Informativa, está jugando un papel contraproducente, al ocultar bajo toneladas de basura informativa aquella que aportaría realmente valor para que el ciudadano recuperara el control de la situación.


Es muy necesario hacer una definición de “La infoxicación” como el exceso o sobrecarga de información, que impide profundizar en los temas que se abordan. Ella tiene su nicho de cultivo principal en Internet. El término inglés para la infoxicación digital es “overload information”. Son muchos los medios digitales que bombardean con información: blogs, redes sociales, buscadores, etc. en donde se intenta atenderlas toda pero, al final, aparece el colapso y no se consumen adecuadamente. Esta situación puede generar angustia, nerviosismo y malestar, por el temor a perder algo de esos inputs que llegan, que quizá sea importante para los intereses particulares o generales de las personas. ¿Cómo reconocer la infoxicación?, es una de las primeras incógnitas que aparecen, en alguna ocasión pasa que las personas se bloquean al verse ante más fuentes de información de las que se pueden controlar; ello las lleva a una angustia por no saber por dónde empezar a organizar esa información; también ocurre que se lee en diagonal, porque se cree que así se capta la información importante más rápidamente; No se leen artículos o posts palabra por palabra, de izquierda a derecha y de arriba abajo, no se profundiza en la comprensión del texto, sino que se permanece en lo superficial. Es acá donde aparecen temas a resolver;


¿Vale la pena llegar hasta el límite de bloquear nuestro cerebro, de paralizarlo hasta no ser capaces de realizar nuestras tareas cotidianas?


¿Hay información que podamos descartar para poder centrarnos en lo importante?

Las personas se infoxican porque están enganchadas a las nuevas tecnologías que han pasado a forman parte de sus vidas cotidiana.


¿Cuántas veces se miran las notificaciones de WhatsApp al día?


¿Cada cuánto tiempo se atienden las notificaciones del Smartphone?


¿De verdad es necesario que sea con tanta frecuencia?


Las tecnologías nos han acostumbrado al consumo por inmediatez, estamos habituados al “ya” y al “ahora” y creamos necesidades que nos parecen importantísimas, pero un par de horas más tarde quedan relegadas por un nuevo input. “Lo inmediato está superando a lo importante”.


b.Obtención de Valor con pensamiento crítico:

Dotar a la sociedad de las herramientas básicas para filtrar esa marea informativa, discriminar, obteniendo valor de un estado tan peligroso como el de la sobreabundancia, y adquiriendo las aptitudes y actitudes necesarias para que el individuo sea capaz de madurar su propio criterio.


Se debe responder, ¿qué está ocasionando esta sobreabundancia?; el surgimiento de una nueva brecha intelectual, esta vez digital, que afecta negativamente a los que están al otro lado; si la persona es incapaz de comprender cómo funciona la tecnología, se aísla paulatinamente de una realidad salvaje y grotesca, que no entiende de esperas ni discrimina entre usuarios. Por ejemplo, los automóviles pueden no ser un derecho, pero la posibilidad de moverte con libertad ciertamente lo es. Internet es más como el sistema de carreteras que como un automóvil. Sin capacidad para analizar, filtrar la información y sacarle valor, sin la capacidad para afrontar la irrupción de las TIC y demás de las herramientas del tercer entorno, sin capacidad para comprender la transformación digital, el usuario acaba siendo un analfabeto que poco a poco es empujado hacia afuera del sistema. Y esto es un gran problema, en un entorno en el que el tiempo está en continuo cambio, en el que en un par de años se reinventa la rueda tecnológica, se destruyen puestos de trabajo que llevan siglos entre nosotros, en favor de otros basados en la compartición, en la apertura e intermediación, entretención, salud, educación, política y muchos otros.


La transformación digital de la sociedad empieza con las nuevas tecnologías, con la capacidad de comunicación global, y por ende, continúa con el mismo principio; el de aprovechar ese acceso inmediato para ponernos de acuerdo entre nosotros, para liderar un cambio que apunte hacia nuestros intereses, a dirigir nuestra propia vida como nosotros queramos y utilizar la información depurada a nuestro favor.


Al analizar la información aparece la regla del 1% y la falta de una educación global digital o alfabetización digital.

Regla del 1%

Apenas el 1% de los usuarios de internet son productores de contenido.

Un 9% se encargan de divulgar el contenido creado por ese escaso 1% y el 90% restante lo consumen.


Pese a que las barreras de entrada se han reducido drásticamente; pese a la existencia de grandes plataformas y mercados globales que realizan el trabajo pesado en, atracción del usuario, pasarelas de pago, distribución, y otros; pese a que es ahora, con la democratización tecnológica, cuando cualquiera, sin conocimientos técnicos ni mantenimiento o costos de ningún tipo, puede llegar a tener un canal de comunicación propio, el grueso de la sociedad sigue anclada en la hegemonía productora de siglos pasados. La producción de información sigue afianzada en una industria monopolística, regida aún por intereses políticos y económicos. Tenemos las herramientas, y también tenemos el medio, lo que necesitamos es reeducarnos. Saber aprovechar el nuevo escenario, adaptándolo a nuestras necesidades, y huyendo de todo aquello que nos aleja del objetivo fijado; ser capaces de focalizar nuestro tiempo en aquellas cosas que nos hacen prosperar como individuos, prosperar como profesionales y prosperar como sociedad. Se trata de trabajo, pero también trata de política; la tradicional lentitud con la que avanza la industria, educación, comunicación, política, empresa, comienza a ser un grave hándicap para el movimiento social, para la transformación digital de la sociedad. Si hace unas décadas la universidad iba varios años por detrás, las diferencias podrían ser palpables pero el efecto era prácticamente nulo; en un entorno de continuo cambio, ir varios años por detrás, nos aísla. Prácticamente ya todos tienen móviles, pero en la mayoría de los establecimiento de educación, los móviles están prohibidos ¿acaso no son una de las mejores herramientas disponibles para la educación? ¿Por qué se duda en aprovechar sus beneficios?


No se debe permitir una desconexión con el mundo que nos rodea, el conocimiento ya no está únicamente en las universidades, pero siguen siendo ellos quienes lo gestionan; la actualidad ya no está solo en los grandes medios de comunicación, pero siguen siendo ellos quienes lo gestionan; el mercado ya no está únicamente en la empresa, pero siguen siendo ellos quienes lo gestionan; el poder ya no sólo está en el gobierno, pero siguen siendo ellos quienes lo gestionan. Es una compleja ecuación que se debe resolver, donde las libertades deben prevalecer y los nuevos paradigmas deben aflorar.


Por lo tanto para afrontar de la mejor manera la Transformación Digital consideraremos las tres R (Reeducación, Revisión, Reestructuración).


Reeducación: Se necesita reeducación a todos los niveles de la sociedad, la sociedad debe hablar y entender lo mismo ante temas contingentes y temas de su entorno cotidiano, conocer las capacidades y que se presentan con los actuales entornos digitales y cuáles son las siguientes etapas de esta revolución.


Revisión: Se deben revisar los planes estratégicos, analizar en corto, medio y largo plazo, asumiendo el riesgo de un entorno en constante evolución; los planes que deben ser adaptativos y abiertos, escalables en el tiempo y en el espacio, con la idea en mente de implantar continuos cambios que permitan adecuar las necesidades de la industria, a las necesidades reales de la sociedad. Hacer una revisión constante de los marcos legales que se ven afectados con la incorporación de la tecnología, globalización, eliminación de distancias y tiempos, es decir con la Transformación digital que estamos afrontando.


Reestructuración: Las nuevas tecnologías relevan a una participación masiva que debe ser atendida; el no hacerlo puede llevar a situaciones comprometidas y previsiblemente crisis, que podrían haberse evitado. Mantener una actitud proactiva, y sobre todo, saber escuchar en los canales adecuados, saber analizar los comportamientos y tendencias, y otros. Las industrias deberían saber gestionar el poder del ciudadano, del usuario y del usuario. Los tiempos en que esto era al revés se han quedado en el pasado, por lo anterior existe la necesidad de reestructurar las organizaciones desde jerárquicas a organizaciones más horizontales.


Tres R aplicables a la transformación digital de la empresa, a la transformación digital de la educación, a la transformación digital de los medios de comunicación, a la transformación digital del gobierno. Las tres R que permitirán dirigir a la industria en la dirección adecuada; la que ha tomado la sociedad en la era de la Información.


Los 6 ámbitos de la transformación digital de los negocios

Simplificar siempre es peligroso, pero en ocasiones es útil tener un esquema básico que permita realizar un primer diagnóstico rápido. Este es el objetivo de estas breves líneas: identificar seis grandes ámbitos en los que una organización puede estar enfrascada en su camino hacia el nuevo contexto digital. Hay quien se halla en más de uno de ellos a la vez, quien está en todos y quien no está en ninguno, y todo ello es una información útil para trazar una primera hoja de ruta de cómo proceder.

1- Los procesos

Los primeros pasos digitales en la mayoría de las empresas consisten en la mecanización y optimización de procesos internos. Muchas empezaron hace tiempo con la contabilidad, la gestión de stocks, o los ya más sofisticados ERP o CRM, y aún hay algunos que a duras penas empiezan, pero pocos son los que se han resistido a este estadio.


2- Los puntos de contacto con el usuario

La gente usa la red, de manera cada vez más y más masiva, y ello ha obligado a replantear buena parte de las acciones de marketing, comunicación y atención al usuario. El usuario puede llegar a pedirnos ser atendido las 24 horas del día, esté donde esté, por varios canales, en tiempo real y de manera personalizada.


3- Los productos y servicios

Si una empresa ha mecanizado correctamente sus procesos internos y también sus puntos de contacto con el usuario, puede plantearse servicios y productos que hasta ahora no estaban a su alcance. Deberemos ser capaces de mejorar las propuestas que trasladamos al mercado, por ejemplo mediante la personalización, la geolocalización, el tiempo de respuesta o nuevas funcionalidades.


4- Modelo de negocio

La más deseada y la menos habitual de las fases. Si tienes las operaciones digitalizadas, capturas flujos de datos, interaccionas de manera fluida con tus usuarios, diseñas nuevos productos y servicios… puede que a estas alturas el modelo de negocio ya se haya visto alterado, o esté a punto de hacerlo. Es decir, ha cambiado la manera de ganarte la vida, y ha cambiado la propuesta de valor que estás ofreciendo.


5- Cultura

Hay organizaciones que no están enfrascadas ni en procesos ni en usuarios, sino en que sus propios empleados entiendan lo que está pasando y por qué deben hacer cambios, y que incorporen habilidades y competencias sin las cuales difícilmente lograremos avanzar en la senda digital.


6- Visión

Nada de todo lo anterior es sencillo si la dirección no tiene una visión clara, y a ser posible acertada, de cómo lo digital está modificando su negocio. Y en función de esa visión acometa decisiones. A ser posible valientes, que no alocadas.

Proceso tecnológico:

Desarrollo: Digitization à Digitalización à Transformación Digital

Donde:

Digitization (la conversión),

Digitalización (el proceso),

Transformación digital (el efecto) que aceleran colectivamente el proceso de transformación global y social.

Digitization

En discursos políticos, empresariales, comerciales y de los medios de comunicación, la digitization se define como la conversión de información analógica a forma digital, es decir, formato numérico y binario. La digitization se explica técnicamente como la representación de señales, imágenes, sonidos y objetos generando una serie de números, expresados como un valor discreto. La mayoría de sectores e industrias en los medios de comunicación, la banca y finanzas, las telecomunicaciones, tecnología sanitaria y la atención de la salud, han sido fuertemente afectados por esta conversión de información.


Digitalización

A diferencia de la digitization, la digitalización es el "proceso" real del cambio tecnológicamente inducido dentro de estas industrias y muchas otras. Este proceso ha habilitado mucho de los fenómenos conocidos hoy en día como Internet de las Cosas, Internet Industrial, Industria 4.0, Big Data, Máquina a comunicación de máquina, Cadenas de Bloques, Cripto monedas y muchos otros.

Un error común es que la digitalización significa esencialmente el uso de más TI, con el fin de permitir y habilitar la tecnología digital y los datos; sin embargo, esta definición ha sido reemplazada en gran medida por la definición del párrafo anterior, ahora vinculada a puntos de vista holísticos sobre los cambios empresariales y sociales, el desarrollo organizacional y empresarial horizontal, así como las TI.

Transformación Digital

Se describe como, el efecto social total y global de la digitalización. La digitization ha habilitado el proceso de digitalización, que dio lugar a mayores oportunidades para transformar y cambiar los modelos de negocio, las estructuras socio económicas, las medidas legales y políticas, los patrones organizacionales, las barreras culturales, y muchas otras existentes hasta el momento.

Por lo tanto, la digitization (la conversión), digitalización (el proceso) y la transformación digital (el efecto); aceleran e iluminan los procesos de cambio en la sociedad, ya existentes y en curso, tanto horizontales como globales.

Más allá de la implementación tecnológica o la digitalización de procesos y/o servicios una Transformación Digital implica un cambio de mentalidad y la creación de una cultura de transformación, que empática con el cambio y esté dispuesta en aceptarlo.


La transformación digital no es una moda o una tendencia, estamos bajo un cambio de sistema cultural muy importante, donde lo tradicional, común o habitual ya no es tan conocido. Incluso una palabra tan escuchada esta última década como es “Innovación” tiene mucha responsabilidad hasta mencionarla, ya que cada día y segundo a segundo hay nuevos avances tecnológicos que están cambiando los estilos de vida y sistemas que hoy conocemos o estamos acostumbrados.


Es por ello que nos toca entender y aceptar esta revolución tecnológica e industrial estableciendo nuevos retos, valores, habilidades, actitudes y herramientas que nos sirvan para poder vivir en el cambio de paradigma y digital del planeta. Porque ya no hablamos de países o el mundo, la transformación digital es global. La Transformación Digital es el cambio asociado con la aplicación de tecnología digital en todos los aspectos de la sociedad humana; puede ser considerada como la tercera etapa de adoptar las tecnologías digitales.



#TransformacionDigital #Digitalizacion #Digitization #Cultura

186 vistas

© V & Z Marketing Solutions 2019

  • Blanco Icono LinkedIn
  • Blanco Icono de Instagram
  • Facebook Clean
¡Contáctate con nosotros! 
¿Necesitas una actividad en tu ciudad?

SMPC® is a (registered) Trade Mark of CertiProf, LLC. All rights reserved.; DTPC® is a (registered) Trade Mark of CertiProf, LLC. All rights reserved. DEPC® is a (registered) Trade Mark of CertiProf, LLC. All rights reserved.

Providencia, Santiago de Chile, +569 6346 4808
webpay-plus-logo.png
paypal-logo.png