¿QUÉ ES AGILIDAD?

Actualizado: 10 may

Agile no es una metodología como comúnmente se entiende, es un marco de trabajo (Framework), ya que posee valores y por lo tanto humanidad profesional.


El marco de trabajo es una serie de comportamientos del equipo que se sostienen sobre unos valores para conseguir un objetivo; y metodología, es el conjunto de métodos, conceptos o procedimientos basados en principios lógicos para alcanzar un objetivo.

Los framework ágiles son aquellas que permiten adaptar la forma de trabajo al entorno de la organización, consiguiendo flexibilidad, rapidez en la respuesta. Las empresas que adoptan esta metodología consiguen gestionar sus proyectos de forma eficaz, reduciendo los costos e incrementando su productividad.

Mejoran la satisfacción del cliente dado que se involucra y compromete en cada etapa del desarrollo del proyecto; se informará al cliente sobre los progresos, De ese modo, el cliente puede sumar su experiencia para optimizar las características del producto final. Se pueden evitar así numerosos malentendidos dado que el cliente poseerá en todo momento una completa visión del estado del producto.

La mejora de la motivación e implicación del equipo de desarrollo, los framawork ágiles permiten a todos los miembros del equipo conocer el estado del proyecto en cualquier momento. Los compromisos son negociados y aceptados por todos los miembros del equipo y las ideas de cualquiera de sus integrantes son tenidas en cuenta y ponderadas. Los procesos ágiles permiten ahorrar tiempo y costos; el desarrollo ágil trabaja de un modo más eficiente y rápido que otras metodologías y framework.

Además, estos procesos ponen el foco en cumplir estrictamente el presupuesto y los plazos pactados a la hora de definir y planificar el proyecto; se trabaja con mayor velocidad y eficiencia, se trabaja realizando entregas parciales pero funcionales del producto, de este modo, es posible entregar en el menor intervalo de tiempo una versión funcional del producto.

Gracias a las entregas parciales, centradas en entregar en primer lugar aquellas funcionalidades que en verdad aportan valor, y a la participación del cliente es posible eliminar aquellas características innecesarias del producto.

Por lo tanto, permiten mejorar la calidad del producto; la permanente interacción entre los equipos de desarrollo y los clientes tienen como objetivo asegurar que el producto final sea exactamente lo que el cliente quiere y necesita. Este enfoque permite abrazar la excelencia tecnológica, lo que permite obtener un producto tecnológicamente superior.

El framework ágil permite alertar rápidamente tanto de errores, desviaciones o problemas; en la etapa de planificación, el equipo ha presentado una hoja de ruta, relevando y dando respuesta a los principales problemas técnicos y a la velocidad en la que se puede trabajar.

Con metodologías y frameworks tradicionales, los errores no identificados en las primeras fases del proyecto suelen acarrear costos muy altos y redefiniciones que en ocasiones suelen ser catastróficas para el cumplimiento de los proyectos.

Los frameworks ágiles permiten rentabilizar nuestras inversiones más rápidamente y bajando los riesgos de las inversiones, gracias a la realización de entregas tempranas el cliente tendrá rápido acceso a aquellas funcionalidades que en verdad aportan valor acelerando el retorno de la inversión.


Manifiesto Agile

En marzo de 2001, 17 críticos de los modelos de producción basados en procesos, convocados por Kent Beck, que había publicado un par de años antes el libro en el que explicaba la nueva metodología Extreme Programming Beck) se reunieron en Salt Lake City para discutir sobre el desarrollo de software.



En la reunión se acuñó el término “Métodos Ágiles” para definir a aquellos que estaban surgiendo como alternativa a las metodologías formales: CMM-SW, precursor del CMMI, PMI, SPICE (proyecto inicial de ISO 15504), a las que consideraban excesivamente “pesadas” y rígidas por su carácter normativo y fuerte dependencia de planificaciones detalladas, previas al desarrollo.

Los integrantes de la reunión resumieron en cuatro postulados lo que ha quedado denominado como “Manifiesto Ágil”, que son los valores sobre los que se asientan estos métodos. Hasta 2005, entre los defensores de los modelos de procesos y los de modelos ágiles fueron frecuentes las posturas radicales, más ocupadas en descalificar al otro, que en estudiar sus métodos y conocerlos para mejorar los propios.


Valoramos más a los individuos y su interacción que a los procesos y las herramientas.

Este es el valor más importante del manifiesto.

Se debe tener presente que los procesos ayudan al trabajo, son una guía de operación; y las herramientas mejoran la eficiencia, pero hay tareas y actividades que requieren talento y humanidad, necesitan personas que lo aporten y trabajen con una actitud adecuada.

La producción basada en procesos persigue que la calidad del resultado sea consecuencia del conocimiento explicitado en los procesos, más que en el conocimiento aportado por las personas que los ejecutan. Sin embargo en desarrollo ágil los procesos son una ayuda, un soporte para guiar el trabajo, la defensa más acérrima de los procesos afirman que con los procesos se pueden conseguir resultados extraordinarios con personas mediocres, y lo cierto es que este principio no es cierto cuando se necesita creatividad e innovación.


Valoramos más el software que funciona que la documentación exhaustiva.

Poder anticipar cómo será el funcionamiento del producto final, observando prototipos previos, o partes ya elaboradas ofrece una retro alimentación estimulante y enriquecedora, que genera ideas imposibles de concebir en un primer momento y difícilmente se podrían incluir al redactar un documento de requerimientos detallados en el comienzo del proyecto.

El manifiesto Agile no descarta la documentación, sólo la de la documentación innecesaria es descartada; los documentos son soporte de hechos, permiten la transferencia del conocimiento, registran información histórica, y en muchas cuestiones legales o normativas son obligatorios, pero su relevancia debe ser mucho menor que el producto final.

La comunicación a través de documentos no ofrece la riqueza y generación de valor que logra la comunicación directa entre las personas, y a través de la interacción con prototipos del producto; siempre debe preferirse reducir al mínimo indispensable el uso de documentación, que involucra esfuerzos, sin aportar un valor directo al producto final. Si la organización y los equipos se comunican a través de documentos, además de ocultar la riqueza de la interacción con el producto, forman barreras de burocracia entre departamentos o entre personas.



Valoramos más la colaboración con el cliente que la negociación contractual.

Las prácticas ágiles se aplican para productos cuyo detalle resulta difícil visualizar y estimar en las etapas iniciales de los proyectos; y si se detallara al comenzar, el resultado final tendría menos valor que si se mejoran y precisan con retro alimentación continua durante el desarrollo; también son apropiadas cuando se prevén requerimientos inestables, por la velocidad de cambio en el entorno de negocio del cliente o por otros factores externos a los proyectos.

El objetivo de un proyecto desarrollado bajo el paragua ágil no es controlar la ejecución conforme a procesos y cumplimiento de planes, sino proporcionar el mayor valor posible al producto y al cliente.

Resulta por tanto más adecuada una relación de implicación y colaboración continua con el cliente, más que una contractual de delimitación de responsabilidades funcionalidades, plazos y alcances.


Valoramos más la respuesta al cambio que el seguimiento de un plan

Para desarrollar productos de requerimientos inestables, que tienen como factor inherente el cambio y la evolución rápida y continua, resulta mucho más valiosa la capacidad de respuesta que la capacidad de seguimiento y aseguramiento de planes.

Los principales valores de la gestión ágil son la anticipación y la adaptación, diferentes a los de la gestión de proyectos ortodoxa: planificación y control que evite desviaciones del plan.


Principios Agile

Los 12 principios del manifiesto ágil

El manifiesto ágil, tras los postulados de estos cuatro valores en los que se fundamenta, establece estos 12 principios:

Nuestra principal prioridad es satisfacer al cliente a través de la entrega temprana y continua de software de valor.

Son bienvenidos los requisitos cambiantes, incluso si llegan tarde al desarrollo. Los procesos ágiles se doblegan al cambio como ventaja competitiva para el cliente.

Entregar con frecuencia software que funcione, en periodos de un par de semanas hasta un par de meses, con preferencia en los periodos breves.

Las personas del negocio y los desarrolladores deben trabajar juntos de forma cotidiana a través del proyecto.

Construcción de proyectos en torno a individuos motivados, dándoles la oportunidad y el respaldo que necesitan y procurándoles confianza para que realicen la tarea.

La forma más eficiente y efectiva de comunicar información de ida y vuelta dentro de un equipo de desarrollo es mediante la conversación cara a cara.

El software que funciona es la principal medida del progreso.

Los procesos ágiles promueven el desarrollo sostenido. Los patrocinadores, desarrolladores y usuarios deben mantener un ritmo constante de forma indefinida.

La atención continua a la excelencia técnica enaltece la agilidad.

La simplicidad como arte de maximizar la cantidad de trabajo que se hace, es esencial.

Las mejores arquitecturas, requisitos y diseños emergen de equipos que se auto organizan.

En intervalos regulares, el equipo reflexiona sobre la forma de ser más efectivo y ajusta su conducta en consecuencia.



Agile no es una metodología, como comúnmente se mal entiende, es un marco de trabajo (Framework), ya que posee valores y por lo tanto humanidad profesional...


Los 6 Valores Interdependencia


¿Qué es la interdependencia?

Por la palabra interdependencia entendemos, en numerosos y diversos contextos, cualquier forma de dependencia recíproca, es decir, la relación en la cual dos o más individuos o entidades se requieren mutuamente, se necesitan el uno al otro.

Este significado es fácil de deducir si observamos que la palabra está conformada por el prefijo “inter” que denota correspondencia, reciprocidad, o simplemente algo que está en el medio; el verbo “depender”, y el sufijo “-cia” que expresa condición.



Se habla y reflexiona sobre la interdependencia desde muchos puntos de vista, considerando para ello las relaciones biológicas, personales, sociales, económicas, institucionales, y un largo etcétera.

En todos los casos, sin embargo, el sentido de necesidad recíproca se mantiene: en toda relación de interdependencia, si uno de los términos falla o es omitido, el otro sufrirá las consecuencias; si alguno de ellos puede continuar inmutable en la ausencia del otro, no podrá hablarse de interdependencia.



Interdependencia positiva y negativa

De acuerdo al enfoque tradicional, la interdependencia en cualquier ámbito puede clasificarse en dos tipos: el positivo y el negativo.

Interdependencia positiva. Es aquella que fomenta el beneficio mutuo a través de la relación de necesidad establecida, en la medida en que los dos individuos se benefician de su vínculo.

Por ejemplo, dos naciones cuyo comercio exterior sea interdependiente, o sea, que necesiten en igual y crucial medida mantener su vínculo comercial, propiciarán el intercambio de bienes y saberes de manera mucho más estrecha y sencilla que dos naciones cuyas relaciones comerciales sean distantes o entre las cuales no exista ningún comercio.

Interdependencia negativa. Es aquella que debilita a los individuos dependientes, lo cual tiene generalmente el efecto de agrandar la dependencia mutua a niveles en que ninguno de los dos pueda satisfacer las necesidades que plantearon inicialmente el vínculo.

Este tipo de relaciones de interdependencia negativa suelen darse entre naciones cuyas relaciones comerciales son tan mutuamente necesarias, que están dispuestas a perdonar o hacer la vista gorda ante las atrocidades cometidas por su socio.


Interdependencia económica

Las ganancias por lo que producimos permiten comprar lo que producen otros.

La interdependencia es un concepto básico y clave en la economía, que parte de una realidad observable: nadie produce absolutamente todo lo que necesita para vivir, y en esa medida la sociedad existe para que unos produzcamos lo que otros necesitan y viceversa.

La economía contemporánea funciona en base a la necesidad de producir de manera especializada y comercializar con otros productores, de manera que aquello que seamos incapaces de producir podamos comprarlo con el dinero recibido por la venta de aquello que sí producimos.

Lo mismo ocurre entre las naciones: las exportaciones y las importaciones constituyen una balanza comercial que permite ofrecer lo producido y obtener lo demandado.


Interdependencia Social

Los seres humanos requerimos, recíprocamente, los unos de los otros, dado que somos animales gregarios (tendemos siempre hacia la manada).

Este aspecto de nuestra especie ha sido estudiado enormemente por la sociología, la psicología social e incluso las ciencias de la educación, ya que está demostrado que el ser humano alcanza su mayor potencial cuando posee relaciones significativas con los demás: relaciones, justamente, interdependientes, asociativas, en las que se da y se recibe.

Un grupo está constituido por diversos individuos con propósitos y características en común, pero que carecen de interdependencia y de compromiso entre sí. De esta manera, un grupo puede ser algo tan simple como un conjunto de individuos que trabajan o se reúnen en el mismo lugar, donde 2+2 solo puede ser igual a cuatro.

Un equipo comparte, al igual que el grupo, un propósito o característica en común, pero tiene un objetivo hacia el cual todos sus miembros trabajan. Así, por definición es interdependiente; lo cual quiere decir que sus miembros dependen directamente el uno del otro para operar y lograr el objetivo planteado. Un equipo efectivo genera sinergia donde 2 + 2 es igual a 5, 6 ó 7, es decir, alcanzan un nivel de cooperación y logro conjunto que potencializa lo que pueden lograr juntos.

En la Conferencia de Desarrollo Ágil de 2004, varios expertos en gestión de proyectos y productos, comenzaron a trabajar juntos para responder a la pregunta:


"¿Cómo se extendería el Manifiesto para el Desarrollo Ágil de Software a la gestión de productos que no son de software, gestión de proyectos o a la gestión en general?"


Su respuesta es un documento llamado "La Declaración de Interdependencia", a menudo abreviado a DOI.



La declaración de Interdependencia en la gestión de proyectos fue escrita por un grupo de 15 líderes de proyectos como un suplemento al manifiesto Ágil desarrollado en el año 2001, en un contexto de la construcción de software. El objetivo fue abordar de mejor forma los problemas que tenían en el momento de la construcción de software y que luego se expandirían a la gestión de proyectos complejos, para eso se enumeran 6 valores de gestión necesario para reforzar una mentalidad de desarrollo ágil, particularmente en la gestión de proyectos complejos e inciertos.


El título "Declaración de Interdependencia" tiene múltiples significados. Significa que los miembros del equipo del proyecto son parte de un todo interdependiente y no un grupo de individuos desconectados. Significa que los equipos de proyecto, sus clientes y sus partes interesadas también son interdependientes. Los equipos de proyecto que no reconocen esta interdependencia rara vez tendrán éxito.

Estos valores también forman un conjunto interdependiente. Si bien cada uno es importante independientemente de los demás, los seis forman un sistema de valores que proporciona una visión moderna de la gestión de proyectos, particularmente los complejos e inciertos. Las seis declaraciones (valor, incertidumbre, clientes, individuos, equipos y contexto (específico de la situación) definen un todo inseparable. Por ejemplo: Es difícil entregar valor sin un cliente que valore algo. Es difícil tener equipos viables sin reconocer las contribuciones individuales. Es difícil manejar la incertidumbre sin aplicar estrategias específicas de la situación.

Cada una de las declaraciones de valor tiene una forma distinta. Las declaraciones de valor enfatizan la importancia de ofrecer resultados confiables (no lo mismo que repetibles), gestionar la incertidumbre, dar rienda suelta a la creatividad y la innovación, impulsar el rendimiento y mejorar la efectividad.

Cada una de las declaraciones de medios transmite lo que este grupo piensa que son los aspectos más importantes de la gestión de proyectos moderna, y también intentan diferenciar un estilo ágil-adaptativo de gestión de proyectos. Por ejemplo, en la última declaración de valor, la frase "estrategias, procesos y prácticas específicas de la situación", indica que estos elementos no deben ser demasiado estandarizados y estáticos, sino dinámicos para adaptarse a las necesidades de los proyectos y equipos. Otros estilos de gestión de proyectos son más propensos a la estandarización y los procesos prescriptivos.



Dentro de valores de interdependencia tenemos aumentar el retorno en la inversión al enfocarnos en flujos continuos de valor, en el retorno de la inversión o ROI conocido más tradicionalmente, es el valor económico generado como resultado de la relación de diferentes actividades, con este dato podemos medir el rendimiento que hemos obtenido de una inversión, es importante entender que cada elemento que nosotros desarrollamos tendrá un concepto de retorno en la inversión, la adquisición de equipo, la capacitación del personal, o una serie de acciones, esto muchas veces es más simple de medir cuando tenemos indicadores que son muy concretos por ejemplo, se invierte en una cierta cantidad de recursos y esto tiene un retorno 10 veces superior, 5 veces superior o dos veces superior, inclusive podría ser un valor negativo, no obstante hay cosas que son intangibles como por ejemplo la fidelización de un cliente o la satisfacción de los equipos que integran mi organización.



Como segundo valor tenemos que ofrecer resultados fiables mediante la participación del cliente en las iteraciones frecuentes, donde también son responsables del trabajo, resultados fiables, participación del cliente, esto es muy relevante ya que el cliente deja de un papel muy marcado en el principio del proyecto, sino que empieza a ser un actor que llega a ser trascendente en el desarrollo de la gestión de proyectos, ahora nuestro cliente tendrá una mirada inicial donde tendrá sus primeras orientaciones con respecto al proyecto, pero nos acompañará durante la gestión de todas las acciones durante el proyecto sin perder un vínculo con los equipos que desarrollan, lo que para él será una respuesta a un problema concreto, aquí aparece el concepto de las iteraciones, una comunicación frecuente y todo eso fomenta la agilidad en el desarrollo de su proyecto, no debemos olvidar que lo más importante es que sea respuesta a lo que el cliente necesita y para eso la comunicación va a ser fundamental.




Como tercer valor asumimos que va a haber incertidumbre y les superaremos a través de iteraciones porque lo que indicamos anteriormente interacciones y relaciones con los clientes, anticipación preparándonos prospectando un poco lo que el mercado va a indicarnos, o inclusive lo que él mismo cliente podría requerir y la adaptación que va un poco de la mano de algunos conceptos como la transparencia, ahora fundamental, está declarado por Ken Schwaber y Jeff Sutherland del año 2012


que son los creadores de Scrum que hay una variación de un 3% aproximadamente de manera mensual en los entornos, en los contextos ,en los proyectos lo que si los sumamos en la prospectiva de 12 meses tenemos hasta el 36% de variaciones, lo que va a ser significativo, entonces tenemos, por una parte, que van a haber variaciones está declarado y lo entendemos por lo cual debemos ser ágiles para dar respuesta a estas variaciones. No obstante un elemento fundamental es que estemos todos de acuerdo para eso se hace lo que se indica en esta figura, cada uno tiene una percepción de lo que se requiere construir, dentro del inicio de los proyectos y para poder tener una mirada clara lo que se quiere construir hay que llegar a un consenso en lo que se entiende por la necesidad del proyecto, entendiendo que actor A va a tener una mirada el B y el C otra y finalmente debemos llegar a un acuerdo, que nos de respuesta a todos los participantes de este proyecto y eso va a ser muy relevante ya que nos debe acompañar, esta visión, durante todo el proyecto.



Como cuarto valor de interdependencia, tenemos rienda suelta a la creatividad y la innovación al reconocer que las personas son las fuentes de máximo valor y crearemos un entorno en el que puedan tener un impacto positivo, es aquí fundamental que la concepción de que los entornos ahora serán un poco más horizontales, donde todos tendrán una participación más activa va a fomentar la innovación transformacional, por ejemplo, como lo que se puede observar en esta imagen, si se fijan acá tenemos el paso a la transición desde la carreta a un vehículo con motor, cuando se inician estos cambios los primeros elementos son dar respuesta a los funcional, por ejemplo, pasar de reemplazar un caballo que era la fuente de energía, en el fondo de cómo se movían estas carretas, a un motor manteniendo muchos otros elementos de manera muy similar, en este caso podemos darnos cuenta de que seguimos la misma estructura, no obstante cambiamos el elemento central que se requería modificar y es por eso que aún se conoce que la capacidad de esto está centrada en caballos de fuerza.



Como quinto valor podemos decir, que vamos a aumentar el rendimiento a través de la rendición de cuentas por parte del grupo en cuestión de sus resultados y la eficacia del equipo, las responsabilidades que todos como integrantes van a compartir, ahora este elemento también es trascendente, por mucho tiempo los más los que tenían mayor responsabilidad, eran los directores, las altas direcciones, los jefes de proyecto, donde tenían solamente que presentar los resultados de manera individual o sea el jefe de proyecto asumía toda la responsabilidad del proyecto del momento de presentarla al cliente o ya en la entrega final, en el caso de la agilidad lo que se busca es que todos sean parte del desarrollo del proyecto y además de eso, también, se sientan responsables del resultado que se obtenga inclusive nuestros mismos clientes, ahora en este sentido la presentación no sera dada solamente por un jefe de proyecto, tampoco se centra en que hay jefaturas, sino que la horizontalidad nos permite que los integrantes de los equipos tengan un rol más activo y la presentación sea dada por todos los que integran el equipo, por lo cual nadie se desentenderá nunca del desarrollo de este proyecto, elemento que es muy importante ya que todos sienten que son parte trascendente del desarrollo del proyecto con lo cual el compromiso es muy alto.


Sexto Valor existen distintos Marcos en los cuales nosotros nos podemos basar para desarrollar proyectos por lo cual mejoramos la eficacia y la fiabilidad a través de estrategias situacionales específicas, procesos y prácticas. Ahora, es importante entender que no existe, en este caso, una bala de plata que de respuesta a todos los problemas con el mismo marco ágil.

La agilidad conceptualmente nos va a permitir dar una respuesta más efectiva, no obstante debemos elegirla en función de la conformación de nuestros equipos, de las características del proyecto, de la cantidad de entregas que tenemos que hacerle al clientes, de muchos elementos que hay que analizar para elegir un marco ágil que de respuesta a esto, con el objetivo que finalmente nosotros podamos trabajar como equipo, de manera cómoda y eficiente y lograr la eficacia y la fiabilidad del resultado, es por esto que los Marcos que les presentaremos en las próximas cápsulas deben analizarlos y entender qué es lo que mejor se adapta a los problemas que deben enfrentar como empresa y a la conformación de sus equipos.




#AgilidadEmpresarial

10.406 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo